Mary Donaldson

de Luisa Vazquez , Spanish Language

Casi todo era invisible en la noche sin luna londinense.
A más de cien metros la luz del farol de gas era apenas un resplandor fantasmagórico flotando en la pegajosa niebla.
Desde más cerca alcanzabas a distinguir una silueta, pero el vestido de ajado terciopelo burdeos no servía como reclamo. La claridad mortecina solo arrancaba unos cuantos destellos a los escasos brillantes falsos que los clientes no habían arrancado en su urgencia.
Ante aquella perspectiva, Ivonne se temía que tendría que esperar al amanecer con la esperanza de que se levantara la niebla. Entonces, intentaría conseguir unas monedas que ablandaran la mano de Charly y a ella le permitieran tomar un plato de aguada sopa.
Su nombre en realidad, era Mary Donaldson. Unos años antes, cuando Charly la rescató de la mendicidad para lanzarla en brazos de la prostitución, consideró que no era lo suficientemente exótico y se lo cambió. Le exigió además que hablara con acento francés. Ella hizo lo que pudo.

Había llegado con su familia de tierras escocesas para buscar un futuro mejor. Sus padres vendieron las escasas propiedades que poseían y emigraron a la capital con seis hijas y unos pocos enseres. Mary ocupaba el último lugar entre sus hermanas, tenía por aquel entonces 10 años. Era de baja estatura y muy delgada, pero poseía unos enormes ojos verde esmeralda y una indomable cabellera de pelo rojo que centelleaba como el fuego. Eso fue lo que llamó la atención de Charly cuando la descubrió arrodillada a orillas del gran río, intentando coger, con el hueco de sus manos, un poco de agua limpia entre los cadáveres de perros y ratas.
En aquel momento, hacía meses que su padre se había largado llevándose el poco dinero que les quedaba, para correr tras unas faldas más dispuestas que las de su madre. Esta, había muerto de inanición porque las míseras monedas que ganaba lavando ropa todo el día, solo le daban para alimentar a sus hijas y, a veces, no a todas. Pero antes de que eso ocurriera, les dejó de herencia una tuberculosis que fue arrancando de este mundo a sus cinco hermanas.
Aquel día en el río, cuando Charly la encontró desnutrida, sucia y apenas cubierta con unos harapos ya no le quedaba nada ni nadie.
Por eso cuando él la bañó, le dio un plato de sopa caliente, la acostó en una cama de sábanas limpias y la acarició y besó por primera vez en su corta vida, ella se rindió sin oponer resistencia.

Charly la desvirgó y luego vendió su virginidad a todos aquellos incautos demasiado borrachos para darse cuenta.
A partir de entonces el tiempo se paró. Languideciendo en el sofá de un prostíbulo entre cliente y cliente, todos diferentes, todos iguales para ella, no era consciente del paso de los días, de los años.
Hasta que, de repente, Charly decidió que estaba demasiado ajada para tener el privilegio de ocupar un puesto en el lupanar. Acababa de cumplir 20 años.
La sustituyó por otra de la misma edad de ella cuando llegó y a Mary la degradó a ocupar aquel lugar, debajo de la luz de gas. Lo único que pudo conservar fue aquel vestido tan viejo como ella.
Al poco, ya había recibido varias palizas que la llevaron al hospital y por las que había perdido unas cuantas piezas dentales. Este hecho, unido a que su exuberante melena rojo fuego ya no era más que un manojo de pelo ralo y de color desvaído y sus enormes ojos verde esmeralda ahora eran apenas visibles, enterrados entre bolsas, arrugas y ojeras la habían convertido en un producto desechable.
Ya solo era apta para los borrachos y depravados que poseían unas pocas monedas, insuficientes para permitirse algo mejor.
El siguiente paso en su vuelta a los infiernos fue el lógico en su profesión, la sífilis.
Cuando, con apenas 25 años, era un esperpento artrítico, desdentado y medio calvo, una sombra de la muchacha que fue, Charly la abandonó.
La encontraron al poco.

Había muerto a orillas del gran río intentando coger, con el hueco de sus manos, un poco de agua limpia entre los cadáveres de perros y ratas.

LUISA VAZQUEZ/ SHORT STORY/ MARY DONALDSON/ 07.02.2020/ MISNICH.CO.UK

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s