Interview: E.O.B en Mundo Poesía

O Entrevista Emocional en Bogotá

Enrique Osorio Beltrán y casos particulares sobre mi mesa.

Tuve el placer de observar la expresión retratada de mi invitado en lecturas de posts, a lo largo de más de un año y menos de un segundo y todavía intento descubrir qué viene detrás del autor; poeta a entrevistar. ¿ La letra? ¿ Su capacidad de empatizar con el verso? ¿ Los argumentos centrales?

Me obligo a suponer, sin asentar conclusiones y recordando España, para la introducción.

La emocionalidad de la entrevista en curso, conlleva recuerdos de un antaño, en el que yo hablaba con Sandra y ella contestaba felizmente.
A Sandra la invité a probar una pinta de cerveza negra por el centro de la ciudad que ocupabamos; decían entendidos que era inmejorable. Creo que la agradó el sabor tanto como a mí, porque se alargó la noche de charla en la terraza y quedaron otros dos vasos delante de nosotras.
Mi amiga y antigua colega, paisa en una atapa anterior, afirmaba una sonrisa preciosa, de libertad, o satisfacción de cumplimiento, mientras bebía esa cerveza de calidad supuesta; parecía cantar y reír a la par.
El idioma que empleaba era diferente a mi oído y de sobremanera deslumbraba la paz de su sonrisa: apaciguaba el aíre al final.
Hacía calor y la gente paseaba tranquilamente contra el viento; cantaban y Gran Vía alegraba en la noche.
Asociaré a partir de aquí el español colombiano a mi amiga y antigua colega,
Sandra, junto a mejores recuerdos y la entrevista, dedicada.

LA INTENCIONALIDAD DE LA FELICIDAD

Photography © Gembelembe a Entrevista de Misnich.co.uk a 7/12/2019

Enrique Osorio Beltrán, Persona, Poeta y Entrevistado

UN REGALO A LECTORES DE NEWSLETTER VALE MÁS QUE UN TEXTO Y LA POESÍA ES INFINITA CUANDO AMA

MICROMUNDOS II- Por amabilidad de Invitado

MUERTE EN LA NOCHE

Escucha en la lejanía una música. Ladran los perros. Un gato corretea por el borde de un tejado. La ira inunda el pedazo de alma que le va quedando. Se apodera de un grueso guijarro y lo lanza en cualquier dirección. Hace lo mismo con otro y con un tercero y con otro. Brinca, da vueltas,  se toma la cabeza, de su boca surge una cascada de palabrotas. Se encienden las luces de las ventanas. Aparecen rostros tras las cortinas. Un hombre calvo se aproxima,  revólver en mano.

–  ¡Mire,  animal!… ¡Mire cómo me ha vuelto la ventana!

  Otros vecinos salen a la calle. El sigue danzando con su ira. Se encuentra con una caneca repleta de basura y la arroja tan alto como puede,  vaciando su contenido sobre los adormilados espectadores,  quienes se lanzan sobre él,  gritando y braceando cual ángeles sin alas. El ríe, ríe, se toma el estómago,  se agacha, ríe, cae sentado y sigue riendo. El hombre calvo le apunta con el revólver y luego,  levantándolo hacia el firmamento,  dispara una y otra vez, descargándolo totalmente.

  Ante esto,  los demás dejan de vociferar y él deja de reír. El terror le ha dejado un extraño sabor en el alma, como si algo hubiera muerto en su corazón.  Lentamente todos aquellos,  incluso el hombre calvo,  regresan a sus viviendas, mientras que él permanece allí sentado, como un payaso abandonado,  tratando de contemplar la luna.

Enrique Osorio Beltrán
Bogotá, D. C., Colombia

” Mi interés por las letras me vino desde muy niño. El narrar historias fantásticas fue algo que me interesó mucho y ya cuando tenia aproximadamente ocho años, les contaba a mis amigos cuentos que me iba imaginando en el mismo momento en que se los narraba. Eran cuentos de acción que yo les decía que leía en un libro de mi padre. La poesía, es un poco anterior a esto, pues desde el mismo momento en que aprendí a leer y escribir, comencé a hacer pequeños poemas que los colocaba en tarjetas navideñas o de felicitación. “

“Hice estudios de primaria en un colegio que era de mi abuelo materno, llamado Francisco José de Caldas, quien toda su vida fue profesor y que fundó algunos colegios aquí en Bogotá. Luego, el bachillerato lo hice en un colegio de los padres Dominicos, el colegio Santo Tomás de Aquino.
Mi propósito al terminar mi bachillerato, era el de estudiar Medicina, pero como era tan difícil conseguir cupo en la universidad, pues me quedó libre algún tiempo, y me puse a escribir, afición que desde siempre había tenido, y terminé quedándome con la literatura. Por otra parte nunca he perdido mi interés por la medicina y decidí estudiarla, como algunas otras materias, por mi cuenta, comprando libros y leyendo lo más posible. Algún tiempo después, decidí estudiar electrónica, materia que también me ha interesado, lo cual me facilitó dedicarme de manera alternativa, a reparar aparatos electrónicos. Más recientemente me he especializado en computadores, programación y todo lo relacionado con la nanotecnología, incluyendo en esto celulares y otros dispositivos. También he estudiado astronomía y filosofía, entre otras materias. ”

” … para escribir un determinado poema, he partido de algo que he visto por la calle, de una imagen, de un sonido, de algo que he escuchado accidentalmente o que he leído. Otras veces escribo simplemente lo que me pasa por la cabeza en un determinado momento, como hacían los surrealistas franceses. Habitualmente lo que escribo lo dejo un tiempo sin volverlo a mirar y luego incluso de meses o años lo corrijo o mejoro, o dejo como base para otro escrito. No me gusta publicar de inmediato lo que acabo de escribir, soy crítico conmigo mismo. ”

EL GRAN PUENTE
Pido la túnica de Sócrates
para hallar el significado del tiempo
y beber la cicuta del renacimiento.
Pido la espada de Alejandro
para decapitar el mundo
y desnudar así otro horizonte.
Pido la voz de Cicerón
para imprecar al firmamento
por su pueril indiferencia.
Pido la cabalgadura de Mefisto,
las alas de Icaro,
el trueno de Júpiter,
el espíritu de Arquímedes,
la piel de Escipión,
la música de Musorgski……
y descender al mundo de Dante
para coronar a Virgilio……..
Pido viajar en la nave del tiempo
para reunir en ella
a todos los poetas,
a todos los locos,
a todas las musas
que han vendido su vida
por un puñado de conocimientos.
Pido a la muerte
los millones de huesos
que ha recolectado
durante milenios……
Para elaborar con todo esto
el más amorfo de los monumentos;
acaso un gran puente
entre el más allá
y este mundo incierto.

Autor :
Enrique Osorio Beltrán
Bogotá, D.C., Colombia


MOMENTOS DE PLENITUD
Son breves los momentos
de plácida alegría
y extensos e insoportables
los de  álgida tristeza.
Se muere y se nace
con sufrimiento.
Se vive y se vegeta
con aletargamiento.
Son breves los momentos
de verdadero descubrimiento,
y mientras surge el sol

y se oculta la luna,
lucha la noche con el día
y se van insertando las palabras
en el papel del inmaculado sueño.
Flota en el aire
ese espacio de humo
que contiene en sí
el más plácido horizonte:
aquel en que se descubre
que la vida y la muerte
son manifestaciones
de una misma esencia.
Plácido horizonte
de lecturas reconstruidas

y fárragos de silencio,
mientras golpean la ventana
lluvias de soberano fuego,
tormentas de acrisolado cieno.
Son breves los momentos
que flotan en el aire
en busca de raíces existenciales,
y más breves aún los resplandores
con que la esencial sabiduría
ilumina este camino de tinieblas
que es la vida.


Autor :
Enrique Osorio Beltrán
Bogotá, D. C., Colombia.

¿ QUÉ PODRÍA OFRECER A NUESTRO INVITADO POR SU ELEGANTE PRESENCIA Y REGALOS?

” … el disfrute de la lectura e interpretación de lo que se ha escrito. La literatura es esencialmente un acto lúdico entre el autor y el lector, en el cual, generalmente se enriquece la obra escrita. “

ENRIQUE OSORIO BELTRÁN

ORE.J/ D.EDITOR/ MISNICH:CO:UK/ 7/ 12/ 2019/ NEWSLETTER

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s